Imagina.

Estas aspirando tu coche y de momento escuchas: “ Mami Pau ha escrito su nombre”

man-211505_1280.jpg

¿Su nombre?

Furgoneta, asientos, piel, bolígrafo….. NOOOOOOOO.

Pues SÍ, esto es lo que nos pasó.

Pau, muy orgulloso, escribió su nombre en el asiento de piel de nuestra furgo, mientras yo aspiraba la parte trasera. Al acercarme y ver lo que había pasado me entró un gran enfado, sentí que algo se apoderaba de mí rápidamente, venían adultismos y ganas de bajarlo del asiento de un estirón incluso de darle una zurra al culo!

WhatsApp Image 2019-03-14 at 13.37.18

Respiré, hice un grandísimo ejercicio de autocontrol, lo mire fijamente, muy seria (demasiado seria) y le dije:  “Pau esto que has hecho es grave y necesito que bajes de la furgoneta”.

Tal debió ser mi lenguaje no verbal que el niño bajó sin decir nada, cabizbajo y desapareció de allí.

Rápidamente cogí mi teléfono y escribí en un grupo de whatsapp.

  • ¡“SOS mirad! (envié foto de la obra de arte) ¿como puedo quitar esto?”
  • Una de las amigas del grupo envió los típicos emoticonos de risas.
  • “No te rías, esto es GRAVE! le respondí yo (mi cabeza iba a mil por hora, la furgoneta que queríamos vender a la larga, que desastre, con el dineral que vale, etc.)
  • “¿Grave? Sandra si me dices que esto es grave entonces si que me río”

Y en ese momento, tras leer esa frase algo en mi cerebro hizo, clic…

Mientras tanto una chica envió como borrar el bolígrafo de la piel, era tan fácil como coger alcohol.

Fui a buscar un trapo y el alcohol y mientras volvía, mis pensamientos iban cambiando, mi cerebro se iba integrando…

Yo estaba mucho más tranquila, graves son otras cosas Sandra, me dije a mi misma, esto  sólo es un dibujo de un niño.

Un niño de 3 años que no sabe el valor real de un vehículo.

Un niño de 3 años que no sabe el valor del esfuerzo que supone ganar ese dinero.

Un niño que está emocionado porque está aprendiendo a escribir su nombre.

Un niño de 3 años con la inocencia de un niño, con su lógica privada, sus capacidades limitadas y sesgadas por sus cortos 3 años.

Un niño que aprende por imitación.

Un niño que observa al adulto y reproduce.

Volví a la furgoneta, y en ese momento regresó Pau.

“Mami, la abuela no está, ¿Dónde está? La he buscado arriba en todas las habitaciones, abajo, en la cocina, no está mami… ¿Dónde está?»

Para él todo había pasado, ni lo recordaba.

Pau había salido de la furgoneta triste y cabizbajo a buscar el consuelo de su abuela, pero ella no estaba, y eso era lo importante ahora.

  • “¿Pau cariño me ayudas a limpiar esto?” señalé sus letras.
  • “Claro mami”

Pusimos alcohol en el trapo y despacito frotamos las letras

  • “mira mami se va!”
  • Si Pau, perdona, me he enfadado mucho antes y no era tan grave, y pensaba que no se iría y mira. ¿Qué hemos aprendido de esto Pau?
  • Qué la furgoneta es importante para ti y yo pinto en el papel.
  • Yo he aprendido que antes de enfadarme tanto puedo buscar la solución.
  • Vale mami, y donde está la abuela?

Y ahí acabó todo, y se generó un grandísimo aprendizaje, para Pau, pero sobre todo para mi.

Papa, tienes un gran trabajo entre manos. Tú me ayudas a crecer teniendo la sensación de pertenencia y conexión con mi familia. Tú eres quien me enseña habilidades sociales para la vida. Tú me haces sentir amad@,

Yo podría haber pegado ese grito, ese estirón y esa zurra y así hubiera humillado, ridiculizado y creado una gran desconexión con mi hijo.

Hubiera generado miedo y un aprendizaje horrible: si alguien daña tus cosas, chilla, trátale mal y pégale.

El autocontrol, la autogestión de emociones y las lecturas a varios libros de Disciplina positiva 😉 lograron que lo que parecía un desastre se convirtiera en un error, y

LOS ERRORES SON MARAVILLOSAS OPORTUNIDADES PARA APRENDER

Las reflexiones posteriores fueron muchas. Os cito solo algunas y os animo a compartir las vuestras…

Me queda todavía un gran trabajo personal.

El respeto mutuo todavía no está instaurado en la sociedad y los niños merecen el mismo respeto que nosotros.

Autocuidado, serenidad, cállate y actúa, rellenar la jarra de paciencia, respirar, gestión emocional, enfoque en soluciones, tiempo fuera positivo para el adulto, etc.

Herramientas hay muchas, poco a poco.

 

RETOS PARA NOSOTROS, HABILIDADES PARA ELLOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *